Antioxidantes


Certificacion de Web de Interes Sanitario de PortalesMedicos.comSello de calidad Medicina 21

IMPORTANTE:
Este es un artículo de opinión y de interés informativo general .
Por supuesto, no pretende servir para diagnosticar, tratar y/o curar ninguna enfermedad o problema terapéutico.
Aconsejamos que, ante cualquier problema de salud, solicites atención personal por un profesional especializado.
Toda la información incluida en este artículo está publicada por diferentes profesionales reconocidos, y/ ampliamente contrastada con profesionales de la médicina alopática (la convencional) y, sobre todo, con aquellos profesionales que, además, cuentan en su currículum con estudios en diferentes especialidades de medina natural.
Siento mucho no incluir las referencias utilizadas. Sinceramente, haría de este artículo un trabajo demasiado arduo para mi propósito: Divulgar información práctica y usable.
Te agradecemos tus comentarios, opiniones y aportaciones.

Vamos al asunto…
Está demostrado científicamente que envejecemos porque nos oxidamos. Es una realidad.
Esta frase -que se dice rápido y resulta un tanto impactante-, es la forma de sintetizar una serie de fenómenos que se producen en nuestro organismo, tanto de forma natural, como debido a fuentes externas.
En este artículo, me propongo dar una visión global, pero concreta, sencilla y comprensible para cualquier persona sobre este tema. Considero importante tener esta información para que, de forma libre y responsable, podamos actuar, si así lo decidimos.

Tendrás respuestas a algunas preguntas concretas:
¿A qué llamamos oxidación?
¿Qué produce la oxidación?
¿Cómo se produce la oxidación?
¿Qué es un antioxidante?
¿Qué es el estrés oxidativo?
¿Qué funciones tienen los antioxidantes?
¿Cómo afecta el estrés oxidativo a nuestra salud?
¿Cómo actuar ante el estrés oxidativo?
¿Cómo podemos prevenir?
¿Cómo elegir un producto antioxidante?

¿A qué llamamos oxidación?

Nuestro organismo es un sistema adaptado a la supervivencia en un entorno físico (tierra), en el que existen circunstancias ante las que ha creado defensas para su supervivencia. Una de esas circunstancias es la radiación solar; otra, la presencia de una gran cantidad de oxígeno.
Este elemento químico (Oxígeno), interactúa químicamente en nuestro organismo con otros agentes. A este fenómeno se le llama oxidación.

¿Qué produce la oxidación?

Veamos algunas de estas interacciones:

Reacciones químicas Naturales.

Producidas entre agentes naturales:
Internas. Reacciones producidas entre agentes que están en el interior de nuestro organismo:
Ejemplo: Con nutrientes (Glúcidos, proteínas,…), para que estos puedan realizar sus funciones: obtener energía, transportar los compuestos y derivados a las diferentes partes de las células,…
Externas. Reacciones de nuestro organismo ante agentes que están en el exterior :
Ante la radiación solar,…

Reacciones químicas no Naturales.

Producidas entre agentes naturales de nuestro organismo y otros no naturales:
Internas. Agentes químicos externos que pasan al interior, donde reaccionan:
Compuestos químicos que ingerimos (pesticidas, aditivos, medicamentos, alcohol, drogas…) o inhalamos (polución, tabaco,…)
Externas. Agentes que reaccionan con nuestro organismo desde el exterior:
Radiaciones, agentes químicos a través de piel,…

¿Cómo se produce la oxidación?

En muchas de estas reacciones químicas se producen una desestabilización energética, del propio elemento Oxígeno y/o de los compuestos en los que está presente.
Vayamos por pasos:
1. Los elementos en su mayoría, en su estado natural, están estabilizados energéticamente.
Contienen un número de cargas energéticas positivas (+, protones), y negativas (-, electrones), similar. Esto los mantiene estables, independientes, sin reacción con otros elementos y o compuestos.
2. Como resultado de algunas reacciones químicas, en las que hay intercambio de elementos, se producen elementos o moléculas inestables. Es decir, que tienen un número de cargas energéticas negativas (- electrones) inferior y, algunos casos, superior al de sus cargas energéticas positivas (+ protones). A estos elementos y/o compuestos inestables les llamamos Radicales Libres (RL).
3. Para estabilizarse, estos elementos y/o compuestos (RL) reaccionan con las cargas que tienen en su entorno. El resultado es una reacción en cadena en la que unos elementos reaccionan con otros que tienen cerca, intercambiando electrones (-) para permanecer estables.
Estas reacciones en nuestro organismo, afectan a nuestras células y a diferentes partes de las mismas, modificando su composición y, por lo tanto, sus funciones. Veremos posteriormente algunos ejemplos.

¿Qué es un antioxidante?

Nuestro organismo cuenta con diferentes sistemas de defensa para la supervivencia. Entre ellos, está la función antioxidante.
Para realizar esta función antioxidante, nuestro organismo utiliza diferentes elementos que aportamos en nuestra alimentación, y es capaz de producir otros.
Nuestro organismo necesita esa “materia prima” -nutrientes y otros principios activos- para realizar esta función. La utiliza directamente, y/o la trasforma y crea otras sustancias que utiliza con este fin. A estos compuestos los llamamos antioxidantes.

¿Qué es el estrés oxidativo?


Por diferentes razones, se puede producir un déficit en la capacidad de realizar esta función antioxidante:

  • Falta de “materia prima” (nutrientes y otros principios activos),
  • Deficiencias en la capacidad de generar los necesarios, por disfunciones o por la propia edad,
  • Exceso de agentes externos (alcohol, tabaco, medicamentos, polución, insecticidas,…),
  • Necesidades extras (ejercicio intenso, etc)

A este fenómeno, en el que se produce una generación de Radicales Libres superior a la capacidad de “combatirlos”, se le llama Estrés Oxidativo.

¿Qué funciones tienen los antioxidantes?

El sistema antioxidante cumple varias funciones:
Preventiva: Evita que se generen Radicales Libres.
Neutralizadora: Neutraliza o estabiliza los Radicales Libres, parando la reacción en cadena.
Enzimática: Repara daños causados por los Radicales Libres en nuestra células.
La materia prima utilizada para realizar estas funciones – antioxidantes – es diversa y sus utilidades también.
Así, por ejemplo, existen antioxidantes que realizan diversas funciones, otros son más específicos..
Algunas funciones para las que son utilizados, vienen determinadas por su propia naturaleza. Por ejemplo, hay compuestos que tienen una naturaleza lípida (no solubles en agua) y otros hídrica (solubles en agua). Esto hace que puedan utilizarse en diferentes lugares en nuestro organismo (el agua y la grasa no se mezclan) y realizar determinadas funciones.
Otros antioxidantes pueden actuar ante Radicales Libre orgánicos y/o inorgánicos, etc.

¿Cómo afecta el estrés oxidativo a nuestra salud?

Las consecuencias en nuestra salud y los síntomas derivados del Estrés Oxidativo pueden ser muy diversos, y dependen de:
Las células a las afecte y a qué sistema pertenecen (sistema Nervioso, cardiovascular, inmunológico,…)
Partes de la célula a las que afecte (membrana celular, mitocondria…)
El grado de afectación de las células
Un ejemplo simple:
Piel: Cuando el estrés oxidativo afecta a células de piel
1. Puede afectar a las funciones que mantienen a la célula viva y/o manteniendo sus funciones adecuadamente (nutrición, hidratación,…). Entonces la célula puede morir antes de lo normal.
Puesto que la piel está formada por capas de células, cuando se produce una muerte prematura de células y perdemos una cantidad significativa de ellas, la piel se hace más fina, y se arruga antes.
2. Si se ve afectado el ADN de la célula, puede no reproducirse (pérdida de células), o reproducir de forma distinta (manchas, tumoraciones, etc).
Otras consecuencias como ejemplo:
Sistema cardiovascular:
Cardiomiopatía, aterosclerosis,…
Sistema nervioso
Altzheimer, Parkinson, esclerosis múltiple,…
Sistema respiratorio
Fibrosis quística, asma, enfisema,…
Sistema grastrointestinal
Pancreatitis, hepatitis,…
Ojo
Cataratas, degeneración macular,…
Huesos y articulaciones
Inflamación, artritis reumatoide,..

¿Cómo actuar ante el estrés oxidativo?

En resumen, mi consejo es actuar previniendo este fenómeno, en la medida de lo posible:
1. Evitando, en lo posible, los agentes generadores de Radicales Libres,
2. Aportando a nuestro organismo materia prima suficiente para que pueda realizar su función antioxidante adecuadamente.

¿Cómo podemos prevenir?

Evitar Radicales Libres

Como hemos dicho antes, algunos se generan de forma natural. Por lo tanto, no es posible evitarlos todos. Hay que “convivir” con ellos.
Podemos seguir algunos consejos,
La radiación solar:
Seguir los consejos de protección ampliamente difundidos. Por supuesto, también en las máquinas de rayos UVA.
Otras radiaciones:
Evitar, en lo posible, los agentes radiantes, de forma prolongada. Campos eléctricos intensos, teléfonos móviles, Rayos X, etc.
Agentes químicos:
Evitar, en lo posible, ingerir agentes químicos. Entre ellos:
Medicación química
Reducir el uso de medicación química a lo estrictamente necesario.
Reducir el uso de aditivos químicos en nuestra alimentación en:

Salsas preparadas.
Comida rápida.
Comida envasada y/o procesada.
En embutidos, tener en cuenta los aditivos usados en su fabricación,…
Drogas, Alcohol, tabaco, etc
Consumir, en lo posible, vegetales de origen orgánico o ecológico.
Lavar bien los vegetales, para reducir el impacto de agentes químicos externos (insecticidas, etc)
Evitar espacios con alta contaminación en el aire (polución, etc.)
Cuando realizamos ejercicio intenso, complementar con antioxidantes.

El uso de complementos antioxidantes

Mi consejo es, además de mantener un estilo de vida saludable y una alimentación equilibrada, utilizar complementos antioxidantes de forma regular, considerando que:
Nuestro medio actual (polución, radiaciones,…) es generador de un exceso de Radicales Libres
Nuestra forma de vida actual es generadora de más Radicales Libres (medicamentos, alcohol, aditivos químicos,…)
Nuestra forma de vida actual es deficitaria en antioxidantes, (ingerimos poca cantidad y variedad de vegetales, muy cocinados, cultivo en suelos pobres, frutos sin madurar…)
La duración nuestra vida se prolonga . Nuestras células, en su naturaleza. tienen ese destino -tienen un potencial degenerativo; en palabras simples, son cancerígenas-, cuanto más tiempo estemos vivos, más posibilidades hay de que se produzca esa degeneración. Por otra parte, se producen déficits en el funcionamiento de algunos órganos y/o sistemas con, entre otras consecuencias, la disminución de la capacidad antioxidante de nuestro organismo.

¿Cómo elegir un producto antioxidante?

Como hemos visto, los antioxidantes son nutrientes y principios activos contenidos en los alimentos. Por lo tanto, para la elección de un antioxidante, lo primero a tener en cuenta son los mismos criterios básicos que para cualquier producto nutricional:
Tener en cuenta los Conceptos Básicos para una nutrición adecuada.
Leer el etiquetado.
Elegir productos fabricados con ingredientes naturales, y elaborados con criterios de calidad.
Verificar el valor del producto ORAC. Buscamos la funcionalidad antioxidante, y la capacidad antioxidante de un producto se puede medir. Existen varias formas de hacerlo. La más extendida y reconocida internacionalmente es el test ORAC. Mide la Capacidad de Absorción de Radicales Libres. Cuanto mayor sea este valor, mayor capacidad antioxidante aportará.
Usar diversidad de antioxidantes. Como hemos visto anteriormente, los antioxidantes pueden tener diferentes funciones. Tratar de cubrir un amplio espectro con diversos antioxidantes (vitaminas como la C y la E, Polifenoles, flavonoides, carotenoides, minerales,…).

Quiero insistir en la utilización de complementos nutricionales naturales. Dado que nuestro organismo funciona en equilibrio, la utilización de algunos nutrientes de forma aislada, puede generar desequilibrios y efectos indeseados en nuestra salud.Puedes acceder a la información respecto a diversos alimentos con interés como antioxidante.
Agradezco a los diferentes profesionales las conversaciones, los programas de los distintos medios (radio, tv, internet, medios impresos,…), que han completado mi información y me han ayudado a decidirme a redactar este artículo. A todos vosotros, muchas gracias.

Deja un comentario