Açaí


Certificacion de Web de Interes Sanitario de PortalesMedicos.comSello de calidad Medicina 21

(Euterpe oleracea)
Fruta procedente del Pará, una zona específica de la húmeda selva amazónica, en el norte de Brasil. También se encuentra en algunas áreas de otros paises limítrofes. Es el fruto de unas palmeras -“acaizeiros”-, altas y delgadas.

El tamaño del fruto es reducido -1 cm de diámetro aproximadamente-. Como un pequeño y redondo grano de uva de color púrpura. La proporción de la semilla es de 60-70 % del volumen del fruto. El resto es pulpa, con altísimo contenido en fibra.
Se recolecta en racimos, como los “dátiles”. Tiene un período corto de cosecha y, cuando está madura, tiende a deteriorarse rápidamente. Por esta razón está sólo disponible como jugo, concentrado, extracto, y/o congelado, que es como se consume mayoritariamente en Brasil.
El açaí (pronunciado asaí) -los indígenas lo denominan içá-çai (“el fruto que llora”)-, pertenece al folclore de las tribus indígenas, a sus leyendas, su alimentación y a su medicina tradicional.
Tiene un sabor mezcla de bayas, chocolate y madera, y su textura es terrosa.
Por su contenido nutricional, el Açai puede ser considerado el alimento número uno del mundo.
Es una de las frutas antioxidantes más conocidas por sus muchas propiedades nutricionales, preventivas y terapéuticas.

Interés nutricional

Proteína
Gran valor protéico por sus 16 aminoácidos:
Aminoácido complejo con microminerales que induce contracción muscular y regeneración.
Aporta fortaleza y resistencia.
Favorece la función metabólica, músculos y huesos, y fortalece la sangre.
Recomendable por ser muy rico (contiene más que el huevo) en proteína orgánica vegetal, que no produce colesterol en su digestión y es más fácil asimilar por nuestro organismo que la animal ( leche, huevo o carne).
Recomendable para personas que padecen anemia, cansancio, falta de vigor, anorexia, etcétera.
Recomendable en dietas vegetarianas, personas activas y deportistas de alto rendimiento que busquen calidad en el consumo de proteínas.
Vitaminas
Proporciona todas las vitaminas esenciales.
Destaca el complejo Vitamínico B (Vitaminas B1, B2, B3, B6 y B12):
Las Vitaminas del complejo B se encuentran presentes en los procesos metabólicos de las células vivas.
Por lo general, trabajan en forma conjunta, potenciándose unas a otras.
La carencia de alguna de ellas hace que la labor y resultado del conjunto, no sea óptimo.
Estas vitaminas son solubles en agua, por lo que nuestro organismo no las almacena. Es aconsejable consumirlas todos los días.
Las funciones básicas del complejo B son las de convertir a los alimentos en glucosa, elevando los niveles de energía para el organismo en general, el cerebro y los tejidos nerviosos, regulando el sistema nervioso central.
Esenciales para el funcionamiento de las células, la formación de glóbulos rojos, disminución de niveles de colesterol en sangre y para problemas de la próstata, normalizan el nivel de azúcar y ayudan a controlar la diabetes de tipo II (causada por la edad).
También es rica en vitamina E (45 mg. Por cada 100 gr.), vitamina C (20 mg.) .Estas son vitaminas antioxidantes.
La ausencia de vitamina A produce: vista borrosa, mala visión nocturna
Los antioxidantes del acai también son conocidos por mejorar la agudeza visual
Minerales
Cuenta con un alto contenido en prácticamente todos los minerales (macro y microminerales), que el organismo necesita para realizar sus funciones metabólicas.
Encontramos: Calcio, Magnesio, Fósforo,  Zinc, Hierro, Molibdeno, etc. y sobre todo, alto contenido de Potasio (930 mg. por cada 100 gr.).
.

Interés preventivo-terapéutico

Antioxidante
Es una fruta de efectos principalmente antioxidantes. Se calcula que contiene casi 33 veces más contenido de antioxidantes que una uva negra.
El valor ORAC del açaí es la más elevada del encontrado en frutas
Una sola porción de Açai proporciona 3.800 ORAC.
El color púrpura oscuro de la fruta se debe a la presencia de compuestos fenólicos.
Antocianinas (especialmente cianidina-3-glucosida y cianidina-3-rutinosida) y Polyfenoles.
Algunos estudios han demostrado que las antocianinas son beneficiosas para diversos problemas terapéuticos.
Inflamación
Uno de los beneficios es su propiedad antiinflamatoria que afecta al colágeno y al sistema nervioso.
Ayudan a proteger los vasos sanguíneos de los daños oxidativos, como la reducción de daños sobre el microvaisseaux causados por elevados niveles de azúcar, y responsables de complicaciones de la diabetes.
Durante la inflamacion, las enzimas dañan los tejidos conjuntivos en los capilares, causando una infiltración de sangre en los tejidos de alrededor -por algunos oxidantes-, y otras lesiones causadas sobre las paredes de los vasos sanguíneos.
Las antocianinas pueden proteger de distintas maneras:
Neutralizando las enzimas que destruyen el tejido conjuntivo.
Su capacidad antioxidante puede impedir a los oxidantes dañar el tejido conjuntivo.
Puede ayudar a reparar las proteínas dañadas en las paredes de las naves sanguíneas.
Experimentaciones sobre animales así lo han puesto de manifiesto.
Cáncer
Existen estudios científicos que sostienen que existe una relación entre el consumo de vegetales con compuestos polyfenolicos y la disminución de la incidencia de algunos cánceres.
Un estudio “in vitro”, realizado en la Universidad de Florida, examinó los efectos de los polifenoles del acaí sobre las células leucémicas humanas.
Según ese estudió, se demostró que un extracto de açaí destruye células cancerigenas humanas en cultivo.
Concretamente, que el extracto desencadenaba una respuesta de autodestrucción en un 86% de las células de leucemia probadas.
Sistema nervioso
Los efectos antiinflamatorios de las antocianinas pueden explicar diversos efectos protectores.
El cerebro es especialmente vulnerable a los daños oxidativos.
Se piensa que efectos de la oxidación en las enzimas y las proteínas son una de las causas principales de lesiones cerebrales en las enfermedades neurodegenerativas y los traumatismos del cerebro. La tirosina nitrada bloquea los lugares de los receptores de los factores de crecimiento nerviosos, impidiendo así el crecimiento neural e inhibiendo la reparación. Al prevenir la nitración de la tirosina, las antocianinas podrían ayudar a proteger enfermedades neurológicas. Otro estudio dice demostrar que algunos antioxidantes que encontramos en esta fruta, podían invertir deficiencias neurológicas vinculados a la edad.
Su diversidad de ácidos grasos ayudan a fortalecer y mantener en buen estado el sistema nervioso.
Puede ser un buen aliado para estudiantes, personas mayores o que requieran de una buena concentración mental.
Puede mejorar la agudeza mental.
Puede ayudar a conciliar el sueño.
Puede ayudar al desarrollo del cerebro durante el embarazo y lactancia.
Sistema cardiovascular
Ayuda a Mejorar la circulación
Ayuda en la distensión de las paredes de los vasos sanguíneos y a reducir la posibilidad de formación de coágulos.
Contribuye a la buena salud del corazón
Ayuda a regular los niveles de colesterol
Quizá por la ayuda a este sistema se le atribuye una mejora del deseo sexual y el rendimiento.
Ácidos grasos esenciales y no esenciales:
El acai tiene un contenido en ácidos grasos similar al aceite de oliva:
Ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados Omega 3, Omega 6, y Omega 9 (ácido oleico, linoleico, palmítico, etc.).
A estas “grasas amigas” se las llama “esenciales” porque nuestro organismo no las fabrica. Son sustancias involucradas en funciones vitales para el ser humano, especialmente en la estructura de las membranas celulares y en la síntesis de prostaglandinas, lecitina y mielina.
Son muy importantes para mantener bajos los niveles de colesterol y triglicéridos, para la estabilización del ritmo cardíaco, para mantener limpias las arterias y nivelar la presión arterial y ayudan en la regeneración de celular.
Pueden ayudar, por lo tanto, a la prevención, tanto de la Arteriosclerosois (obstrucción), como de la Aterosclerosis (pérdida de elasticidad), y otros problemas terapéuticos en el sistema circulatorio.
Ayudan a la penetración de la membrana celular por la omega-3, colaborando en el funcionamiento eficiente de las hormonas, neurotransmisores y receptores de insulina.
Fitoesteroles (beta-sisteroles):
Ayudan a evitar que el cuerpo reabsorba el colesterol malo.
Las Antocianinas también ayudan a reducir la resistencia a la insulina y, de esta forma, equilibra la glucosa.
Sistema inmunológico
Refuerza el sistema inmunológico
Su alto contenido en ácido elágico (un polifenol) mejora las defensas, ayudando a combatir las baterias y los virus.
Se han estudiado también los efectos positivos del grupo Vitamínico B, sobre el fortalecimiento del sistema inmunológico.
Útil para usar como  astringente.
Depurativo
Ayuda a depurar del organismo toxinas perjudiciales.
Sistema digestivo
Por su alto contenido en fibra ayuda al sistema digestivo, a combatir el estreñimiento, y en la prevención de las enfermedades del colon.
Los brasileros lo utilizan tradicionalmente para tratar las disfunciones digestivas.
Piel
Es beneficiosa para las uñas, caída del cabello y la salud y aspecto de la piel..

Deja un comentario