Para tener una buena digestión 1

Tener una buena Digestión. Un deseo demasiado común

Tener una buena digestión debería ser lo habitual.
Sin embargo, son muchas las personas que tienen digestiones incómodas, pesadas, con gases, que se sienten hinchadas, con dificultades para ir al baño, acidez,…¿Eres una de ellas?
El hecho es que los problemas digestivos en general tienen enorme incidencia sobre el sistema sanitario, y abunda la publicidad de productos farmacéuticos para tratar estas molestias o síntomas. 🙁

¿Porqué no Tener una buena Digestión?

Lo cierto es que puede haber bastantes razones para que tu digestión no sea tan agradable, y que estés recordándote lo que has comido, demasiado a menudo. A veces durante horas. Simplemente hacer comidas excesivamente copiosas, abundantes en grasas, consumir alcohol, tabaco,…pueden ser razones suficientes.
Comer en estado de estrés, o simplemente demasiado rápido puede ser otra.
También el uso de algunos medicamentos, como antiinflamatorios, o antibióticos, por ejemplo, afecta al sistema digestivo de muchas personas.
Por supuesto, sufrir alguna patología o enfermedad que afecte a tu sistema digestivo es una razón de peso.
Algunos de estas razones o problemas, que pueden ser puntuales (o agudos), o de por vida (o crónicos), y cada uno de ellas puede tener sus particularidades.

Aún en el caso de que exista alguna patología, con esta serie “Para tener una buena digestión”, podemos ayudarte a que solo te acuerdes de lo rica que estaba tu comida, y a que tu digestión más agradable. Lo intentaremos con indicaciones generales, y algunas particulares.
Las recomendaciones pueden servirte si te ves reflejad@ en algunos de los síntomas o molestias que trataremos.
Sin embargo, y como siempre, queremos insistir que la información que te vamos a ofrecer en esta serie, no pretende servir para diagnosticar, tratar o curar ninguna enfermedad. Una vez más, recomendamos que, en caso de sufrir alguna patología, visites a un profesional de la salud cualificado, te informes suficientemente, y respetes sus indicaciones.

En resumen, cada persona con sus molestias, y tantas molestias como personas diferentes.
Así pues, compartiremos información a tener en cuenta sobre diferentes temas relacionados con la digestión, y recomendaciones que pueden ayudarte en ese deseo de tener una buena digestión.
En realidad, algo tan simple como dice Karlos Arguiñano en su intervención publicitaria:

“Una buena digestión es la que no se nota”

Tener una buena Digestión. El proceso digestivo

El proceso digestivo es, en realidad, una sucesión de diversos procesos. El objetivo final de estos procesos es transformar los alimentos que ingerimos, para:

  • Obtener los nutrientes de los alimentos. Aquello que realmente utiliza nuestro organismo para funcionar.
  • Expulsar los desechos, y neutralizar tóxicos. Aquello que no nos sirve y/o nos puede perjudicar.

Te invitamos a echar un vistazo a la introducción de nuestro Curso Básico de Nutrición, si quieres tener una visión general del proceso.
En esta primera parte, os compartiremos sobre la primera parte del proceso digestión. Justo hasta que llegan los alimentos al intestino.

Para tener una buena digestión. La boca

Boca

Boca, glándulas salivares

La digestión comienza en nuestra boca, con dos cambios fundamentales en los alimentos:

  • Separación mecánica, con el triturado de la masticación.
  • Transformación química, con la acción de las enzimas presentes en la saliva.

Así pues, las funciones directas de la boca en la digestión son obtener físicamente “trozos” más pequeños, y comenzar la separación química, para conseguir elementos que pueden finalmente utilizarse, los nutrientes.

Pero también “ocurren” otras cosas importantes. La saliva tiene otras importantes funciones :

  • Antimicrobiana, antibacteriana, o antifúngica. Reduce la posibilidad de infecciones, en la propia boca, y en el resto del sistema digestivo, fundamentalmente.
  • Calmar el dolor, al contener Opiorfina, un calmante hasta seis veces más potente que la morfina. 
  • Neutralizar ácidos que atacan a los dientes, evitar pérdida de calcio,….

Para tener una buena digestión. Resumen.

El momento de la ingesta de alimentos, y la masticación, son fundamentales para ayudar a una buena digestión.

El estrés, no masticar suficientemente, o comer demasiado rápido, son factores que perjudican la digestión.

Para tener una buena digestión. Recomendación.

Es altamente recomendable prestar atención al tiempo que tenemos el alimento en la boca:

  • Ser conscientes de la masticación: Masticar bastante los alimentos, triturarlos suficientemente para conseguir trozos muy pequeños, más fácilmente digeribles, y.
  • Dar tiempo suficiente a que las glándulas salivares segreguen suficiente saliva, y a que esta saliva actúe químicamente. Así podrá realizar sus funciones químicas, tanto propiamente digestivas como preventivas.

Si te ha resultado útil esta primera recomendación, puedes darle a Me gusta, y compartirlo para que puedan aprovecharlo otras personas.

Si quieres estar atento a las próximas recomendaciones, puede suscribirte a nuestro Boletín, y te llegarán directamente a tu correo.