Agua y Fibra


Certificacion de Web de Interes Sanitario de PortalesMedicos.comSello de calidad Medicina 21

Agua

El agua es esencial, aunque no es un nutriente en el sentido tradicional, puesto que no aporta energía, etc., .
Es el principal e imprescindible componente del cuerpo humano (casi el 60 %).
El ser humano no puede estar sin beberla más de cinco o seis días sin poner en peligro su vida, porque no puede evitar las pérdidas.

De las numerosas funciones que el agua tiene en nuestro organismo, las más importantes son:

Forma el medio acuoso, donde se desarrollan todos los procesos metabólicos que tienen lugar en nuestro organismo.
Contribuye a regular la temperatura corporal, mediante la evaporación de agua a través de la piel.
Posibilita el transporte de nutrientes a las células y de las sustancias de desecho desde las células.

El organismo pierde agua por distintas vías.
Este agua, ha de ser recuperada compensando las pérdidas con la ingesta. evitando así la deshidratación.

Balance Hidrico diario aproximado (en ml/día)

Aportaciones
Bebida + 1.400
Comida + 700
Metabolismo celular +300

Pérdidas
Orina – 750
Pulmones – 300
Piel – 350
Heces – 150
Otras pérdidas – 1250

Variación de las necesidades de agua

Las necesidades de agua varían de 2 a 3 litros/día.
En las siguientes situaciones, esta cantidad debe incrementarse:

Al practicar ejercicio físico.
Cuando la temperatura ambiente es elevada.
Cuando tenemos fiebre.
Cuando tenemos diarrea.

El mecanismo de “la sed” se deteriora con la edad, por lo tanto, las personas mayores deben consumir agua aun no teniendo la sensación.

El déficit de agua puede conllevar bajada de tensión, aumento de temperatura corporal, confusión mental, dolor de cabeza, irritabilidad o estreñimiento.

Deporte
Cuando hacemos ejercico físico, es conveniente que nos hidratemos antes, durante y después del ejercicio.
Si sabemos que vamos a realizar un ejercicio aeróbico duradero o en condiciones de temperatura alta, es conveniente que nos pesemos. Al terminar el ejercicio, multiplicar por 1,5 el peso perdido y recuperarlo en agua y/o líquidos.
La deshidratación durante el ejercicio puede conllevar síntomas como la disminución del rendimiento físico, somnolencia, mareos, calambres musculares, taquicardias, etc.
El calor interno liberado por la energía generada durante el ejercicio, pone en marcha el mecanismo defensivo de la sudoración. Esta sudoración ocasiona una importante pérdida de líquidos y sales minerales, como el sodio y el potasio. Este desequilibrio favorece que la cantidad de sangre que esté circulando por el organismo pueda ser menor y que los músculos puedan no recibir el oxigeno suficiente.

Fibra alimentaria

La fibra alimentaria tampoco es un nutriente propiamente dicho, puesto que no está involucrada directamente en los procesos metabólicos básicos de nuestro organismo.
En cualquier caso, la fibra alimentaria tiene funciones muy importantes:
Estimular al intestino.
Nuestro organismo no cuenta con mecanismos (enzimas) que pueden hidrolizarla, como en el caso de roedores, rumiantes, etc.
Las enzimas de la flora bacteriana del intestino fermentan parcialmente la fibra y la descomponen en diversos compuestos.
Podemos distinguir dos tipos de fibra:

Fibra insoluble
Limpia la pared intestinal.
Facilita el tránsito intestinal.
Disminuye la concentración y el tiempo de contacto de potenciales carcinogénicos con la mucosa del colon.

Fibra soluble
Hace más lento el paso de los alimentos en el proceso digestivo y aumentan su volumen. Esto hace que:

  • Aumente y prolongue la sensación de saciedad, y
  • Disminuya la absorción de aminoácidos, glucosa y lípidos, lo que ayuda a regular los niveles azúcar y colesterol.

Acelera el tránsito intestinal.
Incrementa el volumen de las heces, facilitando su evacuación.

Esperamos te haya resultado de interés.
Te agradecemos que envíes tus comentarios y/o colaboración para mejorarlo.
También puedes plantear tus dudas y consultas.

Ir a Etiquetado de alimentos
Volver a Minerales

Deja un comentario