¿Complementos nutricionales?


Certificacion de Web de Interes Sanitario de PortalesMedicos.comSello de calidad Medicina 21

¿Porqué recomendamos usar complementos nutricionales?

Hay dos razones fundamentales por las que recomendamos suplementar nuestra alimentación diaria con complementos:


La alimentación que llevamos es deficitaria en nutrientes

Escuchamos a menudo que en la zona geográfica alrededor del Mediterráneo, la población cuenta con una alta calidad y esperanza de vida, y que esta es atribuida por los expertos a su alimentación.
Esta dieta, definida como equilibrada, aportaría todo lo necesario para un estado saludable:
Macronutrientes: Glúcidos,lípidos y proteínas
Micronutrientes: Vitaminas y minerales,
Además, incluiría ácidos grasos del aceite de oliva , sería rica en frutas, verduras y legumbres, y con baja proporción en grasas animales.
Lejos de esto -que la mayoría escuchamos y creemos-, lo cierto es que no es así.
La alimentación que llevamos es deficitaria en nutrientes, de acuerdo con lo que nuestro organismo necesita para mantener un estado saludable.
Por poner un ejemplo concreto, la proporción en micronutrientes contenida en los alimentos actuales es notablemente inferior a la de hace apenas un siglo.
Veamos algunas causas y otros ejemplos:

  • Agricultura intensiva, que empobrece los suelos.
  • Uso de químicos, herbicidas y pesticidas que reducen el contenido de vitaminas C, E y grupo B, y betacarotenos en los vegetales.
  • Sistemas de cosecha, con recolección precoz.
  • Almacenamiento y logística en cámaras frigorificas, con tratamientos, etc.
  • Procesados industriales, con importantes pérdidas de nutrientes. Por ejemplo, el refinado al azúcar o los cereales, reduce en un 80% su contenido en Zinc, además de vitamina E. Esto aumenta la necesitad de vitaminas del grupo B, imprescindibles para asimilar almidones; y Cromo, a su vez necesario en el metabolísmo de los glúcidos.
    Al azúcar refinado se le considera un auténtico peligro para la salud. Produce pérdidas de calcio de nuestras propias reservas (huesos y dientes) y de diversas vitaminas, problemas cardiovasculares,…Y está presente en infinidad de productos (bollería y pastelería, dulces, bebidas azucaradas, helados,…)
    La harina blanca no se metabolizada sin las vitaminas y minerales contenidos en el trigo entero, produciendo pérdida de nutrientes en nuestras reservas corporales.
  • Toxicidad recibida por el café, alcohol, tabaco, colorantes y conservantes… Algunos de estos últimos, además de su toxicidad, destruyen micronutrientes, además de que pueden tener efectos cancerígenos, provocar alergias, dermatitis, alteraciones digestivas,…
  • Abuso de medicamentos que pueden reducir la absorción de nutrientes, y agotar las reservas corporales, especialmente vitaminas del grupo B.
  • Regímenes para control de peso desequilibrados, que producen diferentes déficits dependiendo de cada uno.
  • Contaminación, que produce la pérdida de antioxidantes
  • Deporte, que aumenta las necesidades de nutrientes en general, y proteína y antioxidantes en especial.
  • Estrés, que aumenta necesidades de vitaminas del grupo B, C, y aminoácidos.
  • Técnicas culinarias inadecuadas, como el uso de aluminio en la cocción, de grasas saturadas calentadas -aceites de semillas,..- las frituras excesivas,…

Los factores genéticos y el medio ambiente son decivos para nuestra salud pero, evidentemente, estos son difíciles de cambiar por nosotros.

Aún así, hoy sabemos que con un estilo de vida y hábitos adecuados tenemos mayor capacidad de responder a circunstancias que pueden generar situaciones de riesgo para nuestra salud.

La nutrición, aportar a nuestro organismo lo que necesita para funcionar adecuadamente, es básica para responder de la forma más adecuada a estas circunstancias.
Una alimentación convencional, aún equilibrada y variada, no proporciona -normalmente-, los aportes necesarios de nutrientes, en la actualidad.

Una forma de garantizar a nuestro organismo esta materia prima, es incorporar complementos nutricionales a nuestra dieta diaria.
La actividad física de cada persona, su edad, sexo, el estado emocional, el nivel de tóxicos que percibe, su capacidad de digestión y absorción, su circunstancia fisiológica (lactancia, adolescencia, vejez, embarazo,…), etc., determinarán sus necesidades.


Situaciones fisiológicas que lo requieren

Lactante
La leche materna es la mejor alimentación posible para un bebé, siempre que la madre cuente con un buen estado de salud. En este caso, no requerirá de ningún complemento nutricional.
Cuando esto no es posible y el bebé requiera ser alimentado con leches artificiales, será necesario verificar la aportación de ácidos grasos esenciales. No los contienen todas las leches y son necesarios para el correcto desarrollo del sistema nervioso y cerebro.

Infancia y adolescencia
Son frecuentes los síntomas que indican un déficit del sistema inmunológico en esta etapa de la vida: alergias alimentarias, resfriados frecuentes, etc.
Las carencias más habituales están realacionadas con:
Vitaminas grupo B (fatiga, depresión, problemas con el sueño)
Hierro (fatiga, irritabilidad, tez pálida). Suelen ir asociados hábitos nutricionales con excesos de leche y azúcar.
En las chicas se acentúan este problema con la mestruación, que aumenta la necesidad de este mineral.
Magnesio (nerviosismo, irritabilidad).
Ácidos grasos esenciales, importantes para el cerebro, sistemas nervioso y endocrino y para el equilibrio hormonal, que dificultan mas esta etapa de la vida.

Adultos
Aconsejamos suplementar en diversas situaciones planteadas en esta etapa de la vida:

Deporte
El ejercicio requiere de necesidades nutricionales extras, sobre todo las vinculadas a la necesidad de energía. Esta energía se obtiene a partir de de mayor metabolización de Hidratos de Carbono. Estas reacciones químicas requerirá de su complemento de coenzimas y vitaminas B.
El ejercico intenso produce oxidaciones, que requieren de mayor aporte de antioxidantes para prevenir infecciones y daños celulares.

Embarazo, parto y lactancia
Es muy importante la calidad nutricional de la mujer en la etapa anterior, y durante este proceso.
Las carencias más habituales son las de Vitamina B9 y Hierro.
Algunas situaciones como calambres y náuseas, pueden mejorar con calcio y potasio, y Vitamina B6, respectivamente.
El extracto de alfalfa y el Äcido Fólico estimulan la producción de leche, y este último, es especialmente importante en la prevención de la espina bífida en el bebé.

Estrés, dieta inadecuada, hábitos nocivos, enfermedad
Multitud de situaciones que se presentan en esta etapa, y que afectan al sistema inmunológico, aconsejan suplementaciones diversas. Vitaminas A, B6, C, y otros antioxidantes…

Nuestro cerebro y sus funciones se ven afectadas por déficits en determinados aminoácidos, dado que muchos neurotrasmisores están compuestos de ellos. Es el caso del Ácido glutámico, que afecta al comportamiento y otras funciones.
El déficitt de diversos nutrientes pueden estar relacionadas con trastronos psíquicos. Las Vitaminas B1, B3, B6, B12, C, Biotina y äcido fólico, por ejemplo.
Otras situacíones como el sobrepeso, también aconsejan suplementos nutricionales.

Vejez
En esta etapa de la vida nos encontramos con diferentes disfunciones como la hormonal o la sensorial, déficit en el sistema inmunitario, dificultades digestivas acompañadas de pérdida de piezas dentales, degeneraciones óseas,…
Un estilo de vida saludable previo, que incluya actividad física, es determinante para llegar en llegar con mejor salud a esta etapa.
Son recomendables los suplementos de vitamina C -necesarios para absorber vitaminas del grupo B, Hierro, Calcio, etc.-, del propio grupo B -para evitar síntomas de anemia, fatiga, alteraciones nerviosas, etc.-, vitamina A – para el sistema inmunológico, la visión, etc.-, antioxidantes – que ayudarán en problemas inflamatorios, infecciosos, y ayudarán en la prevención de la degeneración celular-, y minerales necesarios como Hierro, Zinc, Magnesio, Calcio, Bioflavonoides, etc.

 

Ir a Recomendaciones sobre complementos nutricionales

Ir a Qué hay que saber sobre complementos nutricionales. Básico
Paginas webs

Deja un comentario