Sol y antioxidantes

La exposición al sol tiene efectos beneficiosos sobre el organismo. Quizá el más conocido es que la radiación UVB está involucrada en la produción de vitamina D3 que, a su vez, actúa en la absorción del calcio y su fijación en los huesos.

Además, entre otros beneficios, también puede:

  • Estimular la síntesis de algunos neurotransmisores, ayudando al equilibrio del sistema nervioso.
  • Tonificar la musculatura.
  • Combatir el cansancio, la depresión y el estrés
  • Favorecer la circulación sanguínea y la expulsión del ácido úrico.
  • Aumenta la producción de glóbulos rojos y el transporte de oxígeno por la sangre.
  • Mejorar enfermedades de la piel como la psoriasis, la dermatitis atópica o el acné.
  • Ayudar en el metabolismo de las proteínas.

Por otra parte, las estadísticas sanitarias muestran un alarmante crecimiento del cáncer de piel entre la población en general.

Por un lado, un incremento en personas de edad avanzada.

Por otro lado, un incremento en personas cada vez más jóvenes.

Está demostrado que nuestras células de la piel, tienen la capacidad de “memorizar” la radiación sufrida a lo largo de su vida y, consecuentemente,  esto genera un efecto acumulativo de dicha radiación.

Teniendo en cuenta la prolongación de nuestra vida, la importancia este efecto perjudicial sobre nuestra salud aumenta. Es pues un factor que recomendamos considerar.

Los efectos dañinos que producen las radiaciones solares son muy diversos. Quizá los daños más importantes sobre la piel sean:

    • Envejecimiento prematuro de la piel
    • Manchas solares
    • Formaciones vasculares
    • Aumento de arrugas
    • Fragilidad de la piel
    • Deshidratación
    • Cáncer de piel
      • Melanoma
      • Carcinomas

También se producen afecciones en otros órganos, como los ojos:

      • Cataratas
      • Maculopatías

Pero ¿Afecta la radicación solar a todas las personas por igual?

No. En las personas con tono de piel más claro, el riesgo es mayor, así como en las personas cuya piel enrojece, con mayor dificultad a adquirir un tono “moreno”.

Así pues, nuestra recomendación debe ser la de aprovechar los beneficios que nos aporta nuestro astro rey, y ayudar a prevenir sus posibles perjuicios.

Las medidas preventivas ante el sol incluyen:

  • Evitar quemaduras solares
  • Uso de protectores solares. Fundamentalmente, ropa, cremas protectoras y gafas de sol.
  • Evitar o reducir la exposición al sol en las horas de mayor intensidad, entre las 11 AM y las 3 PM

Además, sabemos que diferentes nutrientes y/o fitoquímicos antioxidantes, como los carotenoides, etc. nos ayudan en la prevención de la oxidación y la degeneración celular. Es conveniente reforzar la dieta con un aporte especial de alimentos ricos en estos nutrientes y fitoquímicos Antioxidantes.
Para ayudarnos en este sentido, recomendamos el jugo FruitBalance, que nos ofrece la máxima potencia y diversidad antioxidante.
Si quieres saber más, o enviarnos tu consulta.

Deja un comentario